Páginas vistas en total

13.7.17

azul de mar


Somos niebla, agua en suspensión


...Y por un momento puedo recordar aquellos días de encuentros y extravíos, de sentirte sentada en mi habitación en el borde de la cama, de cómo hacias brotar palabras bonitas en mis labios, y te acompañaba en los juegos, robando higos en tus higueras o buscando sueños.
Incluso puedo recordar las sonrisas, los abrazos y guiños, la complicidad y los secretos y justo ahora puedo entender quizás porqué ocurrió (que el suelo se nos movió y todo quedó distinto). Pero no, no hemos venido aquí a hablar de eso.

Quiero decir que recuerdo perfectamente cómo cruzabamos las vías de tren, y bajabamos cuestas empinadísimas, de cómo te leí 'El Principito' por miedo a decir adiós y de cómo terminaste siendo mi motivo literario de mis textos 
A lo que me refiero es que ese mes de Enero no pase frío entre tus brazos, que me gustó concocer tu habitación y tus sábanas, y descubrir cómo un rincón está reservado para mi. Que me encantó enseñarte mis lugares secretos y favoritos, de haberte dado mi libertad, y ahora los guarde con especial cuidado.  
De cómo te esperaba en la esquina y te decía que estabas muy guapa cuando venías pintados los labios  y te ponías falda corta, o cómo se nos enganchaban las rayas de la chaqueta en los besos de por la tarde.
Cómo nos encontramos en lugares dispares en Tánger, en Tetuán... y siempre te regalaba caramelos de violeta y secretos que jamás descubrimos

Y encontrarme con muchas ganas de volver a respirar, porque tú mirada ya no me ahoga ni me cura; me empapa, tal vez, como la música de Einaudi o un poema de Kavafis .
Y a pesar de todo, y aunque yo intente muchas otras metáforas, el azul de mar siempre harán referencia a tu ojos.



2 comentarios:

  1. Recuerdos que quedan grabados en la mente, esos recuerdos que no pueden borrarse de la retina del alma.

    Precioso texto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. recuerdos o vivencias quizás nunca vividas...

    ResponderEliminar