Páginas vistas en total

9.7.17

¿Es eso lo que ahora haces en ghana?


Serie de mi verano azul

" Ananda "


África es nuestra cuna, nuestras raíces
Cordón umbilical que nos une irremediablemente a ella. Mucha gente se vuelca en sus carencias de todo tipo, desde misioneros, a altruistas hombres de negocios que de su bolsillo costean pozos de agua y canalizaciones de ella a poblados.
Estar, vivir aunque sea unos días en África te hace sentirte lleno de preguntas sin resolver.

Dios miró a esos niños y se sintió conmovido.  Por ello le envió a una joven,  filántropa, amorosa, tremendamente tierna por dentro y tan bella que parecía un ángel.

Aquellas charlas nocturnas dejaron más cicatrices de las que imaginábamos... Esa noche relatabas la convivencia humanitaria que mantuvisteis con esa gente africana. Me contabas sucesos que parecían de otro mundo:  " Una niña ha señalado una bombilla y ha dicho: "Mira, es Dios". Después se me ha hecho pis encima porque para ir al baño tenía que deshacerse de mi abrazo y era lo mejor que la había pasado ese día. 
No me ha importado porque la amo. Y el amor es eso: mancharse del otro. 
D
Cuando me he ido a dormir, algunos niños rezaban: "míranos", le decían a Dios.  Pero ver a los niños rezando me ha hecho sentir un daño que me ha atravesado.  
Recé deseando que Dios les hablara y mirara a esos críos. Quise inventarles un dios de ojos abiertos y manos de carne, humano como ellos
Entonces tomando el té, a la luz de las velas, volví a pensar aterrada que soy responsable de veinte niños que rezan y tienen hambre. Y me miran con los ojos abiertos creyendo en mí. Que me abrazan y me sienten hogar."

Dios miró a esos niños y se sintió conmovido. Cuando los niños miran al cielo pidiendo auxilio, Dios calla. 
Es el silencio de Dios, ese silencio que a veces echas mano para comunicarte. 
Dios calla y sabe que ella no sólo salva a esos niños, nos salva a cada uno de nosotros, ¿ Es eso lo que ahora haces en Ghana?

3 comentarios:

  1. Al ver como sufren, seguro Él se conmueve al punto de también Él sufrir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ya en casa tú también

    ResponderEliminar
  3. Rodolfo,no sabes lo hermoso que me ha parecido lo que has escrito!!
    El silencio de Dios es también la incógnita que nos cuesta despejar tanto,pero siempre tendrá una respuesta que quizá a priori no veamos,aunque la hay.
    Es conmovedor lo que supone un abrazo;el amor,el cariño,la presencia.de tantas personas anónimas.
    Besucos llenos de ternura

    ResponderEliminar